Otro día más de El huésped de fuego

Cuando las nubes desaparezcan
del fino atardecer
quedan aún suspiros del Sol,
iluminando la eterna soledad...
Tan sólo dime
hacia dónde caminar;
en cada uno puedo ver el cristal
tan hermoso
como un árbol de cerezo
dejando sus hojas transcurrir
a través del infinito mar.

2 comentaron:

Anónimo dijo...

me gusto mucho, senti vivencia en el texto y me agrado esa sensacion.

Alb.Eliv- dijo...

la experiencia te ha enseñado a percibir el sentir de otras personas y me siento contento que al menos mis palabras te hayan hecho sentir es sensación, gracias Carlos...