Sé-is

Tu sonrisa
muerde lentamente
al hado que cruza imparable
por el rastro de lo repentino,
haciendo transparentes
los espejos fenicios.

Cómo no desear
el rose con tus hombros
y las cataratas
que viertes
desde el bajo vientre
al suelo sin señuelo.
Para poder robarle
besos estelares
a la corriente que lleva
la lluvia al oriente
sólo se necesita
darle lumbre a la sombra
proyectada por
la puerta de tus brazos.

6 comentaron:

Alatriste dijo...

Como dijo el poeta, eso es amor, quien lo probó, lo sabe.
Enhorabuena por el sentimiento.
Espero que vaya todo bien al otro lado. Un abrazo.

Ulrike Razumov dijo...

Sólo... se escribe cuando se prueba luego se olvida.

En esos instantes inextricables que ni las ganas de hablar pueden desatar.

María del Carmen dijo...

ello es amor
quien concoce el amor o sabe de él, lo sabe.



invito a visitr mis blogs

www.walktohorizon.blogspot.com
y pasar a lso otros.
saludos
mary carmen

Mr Bonkei dijo...

Buenos versos para protectarse por la puerta de tus brazos.y una catarata de sentimientos que calan muy hondo en el ser.
Un abrazo .

Pescador dijo...

Estimado amigo, hacía tiempo que no descansaba en tus letras y leo que tus palabras siguen fluyendo como agua de manantial a saciar la sed del entendimiento....Cuantas sonrisas te han mordido?...
Recibe un abrazo fraterno.

Claudia.* dijo...

"...Cómo no desear
el rose con tus hombros
y las cataratas
que viertes
desde el bajo vientre
al suelo sin señuelo..."


simplemente demasiaado (: