Un día a través del río

Vamos avanzando cuando la velocidad no puede ser medida
y el vientos no tiene direccción alguna,

las lagunas son puerza decorando la tierra
al otro extremo el Sol, sauve y sutil,
guarda cada segundo
de ese sendero que dirige
hacia el más allá
donde llamamos a su verdadera identidad
tan pura y cristalina en la soledad.