El horizonte después de las celdas

El viento quedó en prisión
y sus cadenas olvidó
atar
a las grandes puertas
por donde su alma vio escapar
hacia el infierno de adobe
en marcos de madera endeble.
Quise retornar en los días
de febril ablación
a la tierra seca en sol agudo.
Sin embargo, la luna cayó
a la pequeña cima del monte
y las estrellas musitando estaban
dentro de la línea del riachuelo
por donde mis huellas desaparecen
como sombras espectrales
llevando la llave de las celdas...
Foto: Apocalypse please de Kevin Day / Flickr.com

6 comentaron:

RETORYO dijo...

Antony, muy lindas palabras sobre la libertad.

Jeza dijo...

Increible esa foto!
Muy de paisaje tus palabras, me sentí en un limbo...
Salute!

Sol dijo...

La imagen y tus palabras se mezclan de una manera muy hermosa.
Bello texto.

Beso grande.

αŋŦỞŋ¥ ىŧ.є٧є-88 dijo...

Retoryo: Libertad en un paraje surrealista. Me sigo rajando la cabeza para dar mi segundo intento y a ver si le doy al blanco. Saludos.

Jeza: La foto es gracias a Kevin Day. En el limbo, suena a canción de Radiohead -lo que me inspiró cuando lo hice- es cierto ¿no? Gracias y un abrazo.

Sol: Salió al final de todo este rollo ¿sí?

Sayuri dijo...

Antony,
Te encontraba a faltar, me extrañaba que estuvieses tan callado.
Ahora sé por que, espero que estés recuperado de esa gripe.
Un beso enorme y curativo.

Robin dijo...

Enlazando y dando vida a las palabras que surgen brota el poema. El sentido baila danzas distintas en cada lector y no hay llave que abra la puerta de la imaginación, es libre y vuela libre.

Un saludable abrazo, Anthony.