El día sobre el primer riel

Se disipa la claridad
y las nubes grises vuelven a su imperio
junto a los oscilantes ventarrones
trayendo, a través de la felonía y la confusión,
una eminente embarcación.
(1)

Rieles etéreos
al ras de las olas del mar
dejando atrás la superficie y el sollozo,
es la tierra donde se forjaron los recuerdos
y el amor quedó en la sombría mañana;
ahora sólo vemos astilleros y sepias.
(2)

Cuales baldosas son el empiezo y el final
para proceder y anteceder a lo magno
de la materia como el agua del mar
erigiendo luego la calidez de las banderas.

Abrazaremos la presencia,
tangencial, de los ángeles de mar
alumbrando como luciérnagas
la venidera aventura furtiva
en donde tú te haces llamar
el susurro del mar.

Fotos: (1) Looking out to sea de BillAyton - (2) Fractal sea de Htmlnerd / Flickr.com

3 comentaron:

Esfinge dijo...

Es ese susurro del mar, una parte, un pedazo de ella... quién la ha usado para hacer el susurro del mar? seremos nosotros?...

pescador dijo...

Pasaba frente a tus costas y no podía no dejarte un saludo en tu susurro de tu mar.
Un abrazo maritimo

*nuvolet dijo...

Solo pasaba a saludar, para que recuerdes a esta amiga de letras, que aun te leo eh ;)