Nu.eVe

Las espaldas germanas
Cuánto valdría
obtener un pergamino
sedoso
para llevarme una falda
a la cintura ensangrentada
si cuando quise derruir
un muro de misiles
caí a una gran zanja
sólo vista a través de la pólvora
que algún día el cloro
habrá de dispersar
como los huesos
formando pirámides
y sus lágrimas hayan
inundado el Mar Negro.
Centella del occidente,
impulsada por las rupias
o esterlinas disfrazadas...
cesen, cesen, cesen
antes que la inminencia
atrape a Edipo
a las espadas germanas.
Foto: IMG_4798 de valberto brasil / Flickr.com

5 comentaron:

Luis F. Alva Rodríguez dijo...

Tiempo que no pasaba por aquí, que suerte encontrar de nuevo tu blog, porque siempre es un gusto leerte. Saludos!

Mr Bonkei dijo...

Ojalá cezasen, pero no lo creo amigo,igual muy bueno lo tuyo.
Un sentimiento .

Alatriste dijo...

Hoy tus palabras son puro grito y tus versos todo un discurso de paz.
¡Enhorabuena!
Un abrazo.

Robin dijo...

Te dejas inundar por la locura de imaginar poemas como hojas que han quedado liberadas del árbol, conociendo asfalto y tierra.

Saludos.

María del Carmen dijo...

verso a verso
grito el poeta
su sentir,
y golpe a golpe
forjo
el destino
áquel....
que a....
puño....
a puño cerrado
golpeo a la vida
para abrirse paso,
sin golpear nada
ni a nadie,
solo
ÉL
forjo
su haacer!

te invito a pasar por mis blogs

www.panconsusurros.blogspot.com

y de ahí a los otros

saludo y dejo mi paz agradecida por tus visitas
marycarmen